¿Beber zumo es tan sano como comer fruta?

¿Naranja o zumo de naranja? ¿Una opción es más sana que la otra? ¿Los zumos verdes “detox” permiten realmente purificar tu organismo como nos los pintan? ¿O es simplemente, otra vez, un golpe de marketing y una nueva moda? Hemos hecho nuestra investigación para descubrir las respuestas a esas preguntas. Aquí te contamos lo que hemos descubierto.

Aunque comer una fruta entera o beberse su zumo (casero) parece ser lo mismo, en realidad no es comparable. ¿Por qué? Para hacer un zumo, tienes que exprimir la fruta para extraer el jugo. La fricción del exprimidor y la fuerza de presión sobre las frutas hace romper sus celdillas naturales en la pulpa lo que elimina la mayor parte de sus fibras y la vitamina C, beneficiosa para nuestra salud. Los azúcares naturales están encerrados en estas celdillas. Al comer una pieza de fruta entera, la digestión de estos azúcares se hará poco a poco porque los detiene las celdillas. Sin embargo, en el caso de beber un zumo de fruta, al romper sus celdillas, los azúcares se liberan y entran de golpe a tu organismo.

Hay que tener en cuenta que la única manera de mantener la fibra es batiendo la fruta entera (batido).

Además, para tener un vaso de zumo de naranja, necesitas por lo menos tres naranjas. Esto quiere decir que el zumo de naranja contiene tres veces más de vitaminas (y azúcar) que una pieza de naranja.

La ingestión de una pieza de fruta tiene muchos beneficios:

  • Su alto contenido en fibra y agua la hace menos energética
  • Mayor saciedad: masticar alimentos sólidos en la boca es el primer paso en la digestión. Una fase esencial para optimizar las secreciones digestivas y digerir las fibras. También es un momento clave para informar al cerebro que un producto dulce ha entrado en la boca. Al beber un zumo de fruta, ingerimos azúcar sin que el cerebro sea consciente lo que reduce el efecto de saciedad y podría exceder la dosis de azúcar ingerido.
  • Alto contenido en micronutrientes
  • Favorece la salud de nuestra microbiota

¿Y los zumos industriales?

El zumo industrial es sin duda la peor de las opciones, ya que para mantenerlo en perfectas condiciones, se suele esterilizar lo que reduce su contenido en vitaminas. Además, la mayoría contiene azúcares añadidos o edulcorantes.

¿Y el zumo de verduras?

Un zumo de verduras contiene menos vitaminas y más minerales y almidones. El exprimidor no deshace los almidones por lo que libera menos azúcares. Pero otra vez, la forma ideal de ingerirlo será con un batido.

En resumen: La naranja gana por goleada.

Los zumos detox, ¿funcionan?

Los métodos dietéticos para desintoxicar tu organismo que se basan esencialmente en beber zumos de fruta o verduras no “detoxifica” y además son peligrosos. Tu organismo necesita una gran cantidad de nutrientes cada día que los zumos no te pueden aportar. Y si decides hacerlo, tiene que ser bajo la supervisión de tu nutricionista.

Tu cuerpo es una máquina inteligente que elimina las toxinas de manera totalmente natural. Si sigues una dieta y unos hábitos saludables, no tendrás la necesidad de “limpiar” tu organismo.

FUENTE: https://safe365.com

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *