¿Cuál es la fecha de caducidad de los componentes de un coche?

¿Sabías que determinados componentes de tu coche tiene fecha de caducidad?

Dependiendo del tiempo que tengas previsto utilizar tu vehículo, el precio de sustitución de estas piezas es algo que deberías tener en cuenta a la hora de calcular el coste total de la propiedad de un vehículo.

Gracias al panel del control de los vehículos actuales, resulta relativamente sencillo estar al día del momento en que debes proceder a determinados recambios y reparaciones. El problema radica en tenerlo adecuadamente previsto, para evitar sorpresas y tener que hacer desembolsos económicos imprevistos.

Bombillas

Las bombillas suelen caducar cada dos y tres años, tras los cuales es probable que dejen de funcionar. Asegúrate de que su estado sea convenientemente revisado y, llegado el caso, se proceda a su debida sustitución

Neumáticos

Los neumáticos no tienen una fecha de caducidad sino un kilometraje de uso estipulado, tras lo cual es necesario proceder a su recambio, dado que lo más probable es que estén desgastados.

El primer criterio que se utiliza para decidir cambiar unos neumáticos es el referido al grosor del dibujo. Si éste no conserva una profundidad mínima de 1,6 mm debe cambiarse inmediatamente.

Por otro lado, aquellos neumáticos que hayan sido utilizados durante más de 5 años deberían ser, al menos, objeto de una revisión por parte de un taller especializado, para confirmar la integridad de todos los elementos.

Finalmente, aquellos neumáticos que hayan sido fabricados hace más de 10 años también deben ser cambiados por cuestiones de seguridad.

Líquido de frenos

Aunque pueda parecerte sorprendente, un 23% de los vehículos que circulan por las carreteras de nuestro país lo hacen con el líquido de frenos en mal estado. Lo más apropiado es que el líquido de frenos sea revisado en un taller mecánico que cuenta con el equipamiento adecuado. Para ello se ha de testar la calidad del vehículo de frenos, comprobando su punto de ebullición, con una muestra extraída del cilindro del freno principal.

Si el punto de ebullición no supera los 150ºC, el líquido está en buenas condiciones. Sin embargo, por encima de esa cifra, el rendimiento de los frenos puede estar en entredicho o se debe proceder a la sustitución del líquido.

Amortiguadores

El desgaste de los amortiguadores tiene mucho que ver con la forma de conducir, así como el tipo de terreno y geografía por el que su suela utilizar el vehículo de manera habitual.

Como ya te explicaba en nuestro artículo sobre las averías más habituales en los coches, el hecho de no utilizar los frenos adecuadamente antes de superar un obstáculo o badén puede acortar mucho la vida útil del sistema de suspensión de tu vehículo, el cual termina absorbiendo múltiples impactos totalmente innecesarios.

Sea cual sea tu caso, te conviene saber que los amortiguadores suelen necesitar ser reemplazados cada 60.000 kilómetros.

Airbags

Dependiendo de la antigüedad del modelo de tu coche es posible que necesites proceder a cambiar el airbag cada 10 años. Ésta era la regla general, hace algún tiempo.

Afortunadamente, los vehículos modernos cuentan con airbags preparados para durar toda la vida. En esos casos, sólo se necesita proceder a su sustitución en caso de sufrir un accidente de tráfico.

Catalizador

El catalizador de un vehículo tiene una vida útil considerablemente extensa: 400.000 kilómetros. A partir de ese punto, es muy probable que comience a experimentar problemas técnicos y el consumo de combustible se incremente de forma exponencial. En esos casos, resulta imprescindible cambiarlo.

Además, debe tenerse en cuenta que determinados malos hábitos de la conducción también puede acortar la vida útil del catalizador y demás piezas claves del motor.

Fuente: https://www.leaseplango.es/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *