Principales causas de la pérdida de potencia del motor

Los años no pasan en balde y, con el tiempo, el motor de tu coche puede haber perdido potencia.

A menudo, es difícil percatarse de esta reducción del rendimiento, debido a que suele tener lugar de forma progresiva.

En algunos casos, la reducción de la potencia tiene mal remedio, dado que se debe al desgaste de los principales elementos integrantes del propulsor. Sin embargo, en otros casos, se debe a fallos mecánicos o electrónicos, así como el deterioro de piezas que pueden ser sustituidas con relativa facilidad.

Estas causas pueden ser agrupadas en 4 ámbitos distintos:

  • Exceso de rozamiento de determinadas piezas externas al motor.
  • Problemas con el encendido en el motor.
  • Mal funcionamiento de las válvulas del cilindro.
  • Deficiente lubricación del sistema.
  • Incorrecta mezcla del combustible.

Analicemos cada uno de ellos.

Problemas de potencia por un exceso de rozamiento

En este caso, la pérdida de rendimiento no se debe a una merma en el funcionamiento en el motor sino al hecho de que determinados elementos mecánicos sufren una fricción excesiva.

Agarrotamiento de los frenos

En ocasiones, algún pistón de las pinzas de los frenos puede fallar o no retroceder. En esos casos, la pastilla sigue pegada al disco, de manera que el coche circula parcialmente frenado.

Excesivo tensado del freno de mano

En estos casos, el eje trasero se verá retenido por el freno de mano, incluso cuando la palanca del mismo esté bajada.

Desgaste del embrague

Cuando el embrague pierde su capacidad de agarre, transmite menos fuerza del motor a los ejes de las ruedas. El deterioro tiene lugar de forma natural pero puede incrementarse como consecuencia de un mal uso del embrague como, por ejemplo:

  • En salidas rápidas con el coche parado.
  • Unos cambios de marcha sin suavidad en el juego de pies.
  • Aparcando frecuentemente en lugares con pendiente.

Deficiente lubricación del sistema

La mala lubricación de las piezas del motor incrementará el rozamiento, por lo que la potencia generada no se transmitirá correctamente a las ruedas. Además, tendrá lugar un desgaste prematuro de las piezas.

Incorrecta mezcla del combustible

La mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión debe estar correctamente equilibrada, tanto si se trata de un motor diesel como gasolina.

  • Si hay demasiada presencia de combustible (mezcla rica), la combustión tendrá lugar con mayores dificultades por la ausencia de suficiente aire. Además, se disparará el consumo.
  • En el caso de que la mezcla tenga excesiva cantidad de aire (mezcla pobre), se produce una pérdida de potencia y el aumento de la temperatura del motor.

El error en la mezcla puede deberse a las siguientes causas:

Pérdida de presión

Es posible que el circuito de alimentación de combustible sufra algún tipo de fuga, lo que provocará una mezcla pobre y el riesgo de que se incendie el motor.

Rotura de manguitos o juntas

La rotura de estos elementos puede dar lugar a que el sistema de admisión reciba una cantidad incorrecta de aire.

Malfuncionamiento de la mariposa del acelerador

Si la mariposa del acelerador no se abre totalmente, el caudal de combustible que acceda a la cámara de combustión será insuficiente.

Suciedad en los filtros o los inyectores

Tanto si se trata del filtro del aire, como si es el del combustible, la suciedad impedirá que la mezcla sea la correcta. Lo mismo puede decirse de los inyectores de combustible.

Falta de tensión eléctrica en la bomba

La bomba que transmite combustible a los cilindros puede sufrir una pérdida de tensión, lo que deriva en una mezcla pobre.

Fuente: https://www.leaseplango.es/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *